Grupos escolares de teatro ayudan mucho a saber pensar y reflexionar

Aprender a pensar la vida y descubrir el sentido de la existencia me parece un objetivo educativo central. La alienación que ha creado el materialismo capitalista ha evaporado las preguntas por el sentido de la vida. La vida humana es una vida metafísica, que trasciende las necesidades materiales. Sin pensamiento y reflexión sobre las grandes preguntas existenciales nos embrutecemos y hasta podemos llegar a niveles de barbarie y sadismo hacia nuestros semejantes. La enseñanza de la filosofía y la organización de grupos escolares de teatro ayudan mucho a saber pensar y reflexionar y a descubrir la vocación personal, los ideales altruistas y la causa social a la que una persona puede dedicar su vida. La formación del carácter y de la personalidad requiere vincular la vida a un proyecto social y político.

 

Rafael Díaz-Salazar profesor de Sociología y Relaciones Internacionales en la Facultad de Ciencias Políticas

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *